Nuevo estudio: el 20% de los neoyorquinos tenían COVID-19 antes del 1 de marzo

560

El coronavirus se estaba gestando en la ciudad de Nueva York mucho antes de que nos diéramos cuenta.

El primer caso de COVID-19 se documentó oficialmente en Nueva York el 1 de marzo. Pero según los investigadores de la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Mount Sinai, más de 1,7 millones de personas, aproximadamente el 20% de la población de la ciudad, habían sido infectadas por el coronavirus en esa fecha. Dado que el virus era tan nuevo en ese momento, no se reconoció.

Además, los investigadores de Mount Sinai predicen que la tasa de mortalidad de COVID-19 ya estaba cerca del 1% para entonces. Eso haría que el brote anterior a marzo fuera diez veces más mortal que la gripe estacional.

Transportistas inconscientes

Los investigadores analizaron unas 10.700 muestras de plasma extraídas entre el 9 de febrero y el 5 de julio de 2020. Verificaron las muestras para detectar la presencia de anticuerpos, lo que implicaría la presencia anterior de COVID-19 en los respectivos pacientes.

Por supuesto, al comienzo de la pandemia, solo había una capacidad mínima de prueba en Nueva York. Como resultado, muchas personas que no tenían los síntomas más graves de COVID-19 probablemente no tenían idea de que lo portaban. De hecho, es posible que ni siquiera hayan oído hablar del coronavirus, que desde entonces se ha cobrado la vida de más de 220.000 estadounidenses.

«Ahora sabemos que hubo muchos casos asintomáticos y de leves a moderados que probablemente pasaron desapercibidos», dijo la autora principal del estudio, la Dra. Emlia Mia Sordillo. «En este estudio, nuestro objetivo era comprender la dinámica de la infección en la población general y en las personas que buscan atención de urgencia», dijo Sordillo en un comunicado de prensa de Mount Sinai.

Sobre el estudio

Los médicos analizaron dos juegos de muestras de plasma. El primer grupo provino principalmente de personas que presentaban síntomas. Estas 4.100 muestras provinieron de pacientes que buscaron atención en la sala de emergencias de Mount Sinai o que el hospital admitió para recibir atención de urgencia. Los investigadores consideraron que estos casos eran de moderados a graves.

El segundo grupo no provino de pacientes evidentes con COVID. En cambio, 6.600 muestras provinieron de pacientes que asistieron a visitas regulares al consultorio / tratamiento. Los investigadores consideraron que este conjunto de muestras representa las tasas de infección en la población general, incluidos los casos asintomáticos y leves.

¿La inmunidad de grupo?

A pesar de la enorme revelación de que el 20% de los neoyorquinos portaban el virus antes de marzo, la idea de que podría haber ayudado a establecer la inmunidad colectiva no está respaldada por los datos.

El concepto de inmunidad colectiva es que una gran parte de la comunidad ha sobrevivido al virus y es portadora de anticuerpos, que es prácticamente imposible que alguien más se enferme por él. Pero en el caso de Nueva York, para desarrollar la inmunidad colectiva se habría requerido que una parte mucho mayor de la población estuviera infectada. En el caso del sarampión, por ejemplo, la Clínica Mayo dice que el 94% de la población tendría que volverse inmune para que se produzca la inmunidad colectiva. Por lo tanto, el 20% de los neoyorquinos que sobreviven al COVID-19 no es suficiente.

Florian Krammer, uno de los autores del nuevo estudio, afirma lo mismo. Aún así, dice que «conocer la dinámica detallada» de la tasa de infección antes de marzo «es importante para modelar la seroprevalencia en otras partes del país». En otras palabras, los nuevos datos pueden ayudar a los científicos de otras regiones a reunir las piezas de cuándo y cómo comenzó el brote en el lugar donde se encuentran.

Entusiasta del Internet, creador de contenidos web y vídeos tutoriales

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.